54 11 4292 0349
LÍNEAS ROTATIVAS

¿Qué es el golpe de calor?


Cuando comienzan las altas temperaturas del verano, es momento de tomar medidas para protegernos del calor y lo mismo debemos hacer con nuestros perros. Los perros carecen de la capacidad de eliminar el calor a través del sudor y sólo pueden hacerlo a través de la respiración y del jadeo, lo cual a veces no llega a ser suficiente para disminuir la temperatura corporal excesiva.
Normalmente la temperatura corporal de los perros oscila entre los 38ºC y 39ºC, por lo cual alcanzar los 41ºC o 42ºC de temperatura corporal que se asocia con los primeros signos de un golpe de calor puede suceder rápidamente.
El Golpe de calor se define como el aumento de la temperatura corporal central superior a los 41ºC que produce daño a los tejidos y los órganos del animal.
Puede suceder como consecuencia de la exposición a ambientes extremadamente cálidos o cuando la generación de calor excede la capacidad del cuerpo para eliminar esa energía calórica. Dentro de las diferentes causas encontramos el realizar ejercicio prolongado en ambientes calurosos, mascotas que son dejadas dentro de vehículos sin ventilación adecuada, deprivación de agua o exposición a secadores de pelo por tiempos prolongados.
Si bien existe una mayor predisposición en perros obesos, geriátricos, cachorro y perros de razas braquicéfalas (ñatos o caras “chatas”) como los Bulldogs, Pequinés ó Pug todos los perros son susceptibles a sufrir un golpe de calor.
Naturalmente sucede que cuando la temperatura corporal comienza a elevarse, los mecanismos de pérdida de calor comienzan a funcionar: el jadeo, la vasodilatación periférica para intentar enfriar la sangre llevando la mayoría de ella más cerca de la superficie de la piel en contacto con el medio externo y la búsqueda de ambientes fríos de manera instintiva. Sin embargo, si las condiciones se mantienen la temperatura corporal continúa escalando produciéndose daños y alteraciones en los órganos del animal frente a los cuales los propietarios observarán la respiración acelerada, agitación y en cuadros más avanzados convulsiones y diarreas entre otras cosas. El perro inclusive podría tener pérdida de conocimiento o entrar en shock.

¿Cómo actuar cuando el perro sufre un golpe de calor?

La rapidez es fundamental. Hay que bajar cuanto antes el calor corporal y, para ello, hay que colocarlo en un lugar fresco, mojarlo con agua fría y ofrecerle agua para que beba, poco a poco. Lo más rápido posible debemos contactarnos con nuestro médico veterinario para solicitar la atención de nuestro perro y guiarnos por su recomendación para los primeros auxilios que debemos llevar adelante hasta el momento de llegar a la clínica veterinaria.

Las medidas de cuidado de la salud de nuestros perros en épocas de alta temperatura:

No dejar al perro en el auto ni siquiera unos minutos con la ventanilla entreabierta. El vehículo se convierte en una trampa mortal para el perro cuando hace calor y el perro sufrirá en estas circunstancias una subida de temperatura corporal que hará peligrar su vida.
Los cachorros (antes del año de edad) y los perros geriátricos son más susceptibles de padecer golpes de calor y otras complicaciones de salud, debido a las altas temperaturas. Los cachorros tienen un sistema inmunitario inmaduro y su capacidad de refrigeración no está al 100%, como en el caso de un perro adulto. Los perros geriátricos (mayores de 6 años para perros de talla grande y mayores de 9 años para perros de talla pequeña) no pueden mantener una temperatura corporal adecuada con la misma facilidad que un perro joven. Hay que tener especial cuidado con ellos cuando comienzan las altas temperaturas.
El manejo del agua de bebida y el alimento también debe considerarse de máximo cuidado en épocas de altas temperaturas: el agua siempre debe estar disponible, fresca y al reparo del sol. Recuerde limpiar los platos de su mascota antes de suministrar nuevamente agua y su alimento balanceado ya que la exposición al calor aumenta la multiplicación de bacterias sobre la superficie de los comederos y podrían causar enfermedad en su mascota. Debe tener en cuenta que los alimentos balanceados cuentan con una humedad menor al 10%, expuestos en ambientes húmedos podrían alterarse ya que las croquetas del alimento balanceado actúan como “esponjas” absorbiendo la humedad ambiental. Si las croquetas del producto cambian de color u olor no lo suministre a su mascota.

 

M. Florencia Baguear, Veterinaria
Departamento Técnico MARS Petcare, Argentina
Iams & Eukanuba