54 11 4292 0349
LÍNEAS ROTATIVAS

SOBREPESO EN LAS MASCOSTAS


Hoy en día la obesidad y el sobrepeso son una de las principales enfermedades que se identifican en los perros y en los gatos de familia. De hecho, casi un 25% de los perros adultos que viven en nuestro país tienen sobrepeso. La diferencia entre obesidad y sobrepeso está dada por cuán excedido está el perro con respecto a su peso ideal. Si el exceso supera su peso ideal en un 5 a un 20% se considera que tiene sobrepeso, pero si este exceso supera el 20% entonces se considera que es un perro obeso. En un animal de talla media como un Beagle, cuyo peso ideal está alrededor de los 15 kg, un sobrepeso del 20% (obesidad) significa q ese perro pesa 18 kg. Probablemente nos resulte llamativo pensar que sólo 3 kg “de más” transforman a un perro sano en un perro enfermo pero si lo pensamos proporcionalmente al peso de un ser humano adulto implica q una mujer cuyo peso ideal ronda en los 55 kg ha aumentado a 66 kg!

En general el sobrepeso y la obesidad están asociados a un exceso en la ingesta de energía con respecto al consumo de esta, es decir, día a día el perro ingiere energía que luego no consume. Esto puede deberse a que está siendo sobrealimentado (no se mide la ración que se está suministrando) ó que está siendo alimentado con un alimento no adecuado para sus necesidades, mientras que por otro lado probablemente esté gastando poca de esa energía a través de la actividad física. Así, día a día, ese remanente de energía se deposita en el organismo como grasa, conduciendo en un plazo mediano al sobrepeso u obesidad.

El principal problema radica en que la obesidad y el sobrepeso vienen asociados a varios trastornos de salud, por ejemplo dolores articulares, intolerancia al ejercicio y al calor e inclusive pueden conducir a trastornos endócrinos como la diabetes (debemos considerar que en otros casos, la obesidad puede estar relacionada a enfermedades endócrinas como base). Es importante entender entonces que la obesidad y el sobrepeso no son sólo cuestiones estéticas sino que conducen a graves trastornos de salud y afectan la calidad de vida y el bienestar de nuestras mascotas.

Una de las cuestiones básicas para evitar el sobrepeso es medir la ración diaria de alimento que suministramos a nuestro perro, respetar las indicaciones del fabricante y si es necesario ajustar esta ración según el consejo de nuestro médico veterinario en función de las particularidades de cada perro. Hay perros que tienen un temperamento más activo y necesitan comer un poco más de lo que indica la tabla de ración y otros más sedentarios un poco menos. Al mismo tiempo, será el médico veterinario quien, a través de la evaluación visual y la revisación de nuestro perro defina el “estado corporal” en el cual se encuentra nuestro perro y en base a esto determinará si es necesario ó no comenzar un programa de descenso de peso.

Lo ideal para perros obesos ó con sobrepeso es comenzar con un cambio de conducta en su familia humana. Evitar darle restos de comida, respetar la ración diaria de alimento balanceada definida junto con el médico veterinario y en lo posible incorporar a la rutina diaria algunos juegos, caminatas ó ejercicios que lleven al perro a consumir mayor energía. De esta forma controlaremos el “ingreso” de energía al organismo y aumentaremos el “desgaste” resultando así en una pérdida de peso corporal.

Al momento de elegir un alimento balanceado ideal para el programa de descenso de peso, es importante tener en cuenta que existen alimentos con ingredientes como la L-carnitina que favorece la metabolización de las grasas, acelerando así su uso como fuente de energía, facilitando el descenso de peso. Otro aspecto importante es que el alimento si bien debe ser reducido en grasas, es clave que continúe aportando los ácidos grasos necesarios para que el organismo esté saludable, como por ejemplo el ácido graso omega 6 y omega 3. Un último aspecto, no menos importante, es que para que el perro absorba bien los nutrientes y mantenga su salud gastrointestinal óptima el alimento no debería tener un exceso de fibra (lo ideal es entre 3 y 5%).

Un perro con peso ideal es un perro más sano en cualquier etapa de su vida, por ejemplo, aquellos perros geriátricos que se encuentran en línea sin sobrepeso llevan adelante una vejez de mejor calidad, con menos probabilidad de dolores articulares y problemas óseos.

Dra. María Florencia Baguear, MV

Depto. Técnico P&G Pet Care, Iams & Eukanuba